Variedades de Caña de Azúcar
Plagas que ataca la caña
Enfermedades de la caña


ENFERMEDADES DE LA CAÑA

En la mayoría de los países productores de caña de azúcar, se presentan enfermedades más o menos graves, sobre todo en el área del Pacífico, pero estas han venido siendo combatidas eficazmente, mediante la investigación, aplicación y difusión de medidas fitosanitarias, lo que explica la continua introducción de variedades resistentes a ciertas enfermedades, las, modificaciones en los sistemas de cultivo, y los controles cuarentenarios que salvaguardan la entrada de nuevas enfermedades.

El Mosaico de la caña de azúcar. Producida por un virus que ataca a las plantas desde jóvenes, haciendo aparecer en las hojas áreas verde pálido y amarillentas dentro del verde normal, las cañas se ponen raquíticas, causando esto bajas en la producción. La enfermedad se propagó por el mundo entero, en Venezuela hizo que por muchos años no se cultivaran las socas, ya que por el mosaico había que sembrar nuevamente cada año. Hoy prácticamente no es problema, ya que se siembran variedades resistentes a las diferentes razas del virus que la produce.

Los CAÑICULTORES deben consultar con los especialistas antes de introducir una nueva variedad, de caña en sus haciendas ya que muchas de ellas aparentemente son resistentes a la enfermedad pero en realidad solo lo son a alguna de las razas del virus.

El Raquitismo de la Soca. Esta enfermedad que ataca preferentemente a las socas, se caracteriza por el adelgazamiento y poco desarrollo de los tallos, lo que conduce a una baja en la producción. Durante mucho tiempo se pensó que era producida por un virus, pero luego se demostró que era un bacteria Claribacter xily, la que produce la enfermedad. No existen variedades resistentes a ella.

El mejor control para el raquitismo de la soca, es el tratamiento térmico de la semilla (agua caliente). De esta manera se logran semilleros primarios libres del Raquitismo de la Soca y de otras enfermedades bacterianas, como la Escaldadura de la Hoja causada por la bacteria Xanthomonas albilineans, que también afecta hojas y tallos de la caña bajando las producciones. Es indispensable al pasar de un corte a otro, sumergir los machetes en alguna solución desinfectante, que puede ser : Formalina, que es Formol al 40%., con esta se prepara una solución de 1 litro de Formalina para 50 litros de agua. Se pueden utilizar también otras fórmulas desinfectantes comerciales. De esta manera se tiene bajo control esta y otras enfermedades, por lo que se insiste en que cuando se siembren semilleros es necesario tomar todas las previsiones del caso.

El Carbón. Se aprecia en el campo por las masas negras que se ven en los látigos que se forman en los cogollos de las cañas jóvenes. Estas son esporas del hongo Ustilago scitaminea. Se trasmite por el viento, la lluvia, el agua de riego, las semillas, o los animales, todos estos distribuyen las esporas del hongo. Se recomienda utilizar variedades resistentes, y recoger las cepas enfermas para quemarlas. Apenas aparezca el Carbón en un tablón, debe notificarse al Técnico que lo visita, para que le haga las recomendaciones del caso y así se evita que se propague a otros tablones y CAÑICULTORES vecinos. Recuerde desinfectar a las semillas.

La Roya. Producida por el hongo Puccinia melanocéphala , este produce muchas manchitas alargadas en las hojas por el as y el envés, por lo que las hojas no crecen y los tallos son delgados, por lo que baja la producción. Las manchas amarillentas se observan en toda la hoja y al alargarse toman un color marrón, con un halo amarillo claro. Estas crecen y cuando se forman en la parte inferior de la hoja, al romperse liberan las esporas del hongo que son anaranjadas. El único control conocido hasta ahora son las variedades resistentes.

Existen otras enfermedades, como son: La Mancha ojival, la Peca amarilla, las Rayas cloróticas, la Raya roja y la Gomosis, que disminuyen la producción tanto de caña como el rendimiento en azúcar, pueden llegar a ser más o menos dañinas, todas dependen de las condiciones climáticas, algunas son estacionales.

Desde el punto de vista práctico todas las enfermedades se logran prevenir y controlar con semilleros sanos, variedades resistentes y manteniendo los campos libres de malas hierbas, que sirven de hospederas.